Categoría: Consejos para la Universidad

¿Cómo escribirías un email a un tutor, #profesor, etc?

 

Escribir un correo electrónico es realmente sencillo, pero si lo haces para un profesor existen puntos que no puedes dejar pasar.

Hoy en día todo mundo sabe cómo mandar un correo electrónico puesto que no es nada del otro mundo, solo basta con tener una cuenta, redactar lo que necesitas, escribir la dirección del destinatario agregar un asunto y listo, puedes enviarlo, y en cuestión de segundos estará en la bandeja de entrada de la otra persona.

A lo largo de la carrera es común que tengas que realizar este procedimiento varias veces, no sólo a conocidos o para solicitar información, sino también a varios profesores, algo a lo que debes poner mucha atención ya que no puedes dirigirte a un profesor igual que a tu amigo de toda la vida. Sigue leyendo

Anuncios

#BritishCouncil crea un #curso online gratuito de #inglés para aprobar el IELTS

 

El curso tiene seis semanas de duración y está dirigido a personas con un nivel B1 o superior, que necesiten certificar el conocimiento de la lengua inglesa.

British Council y FutureLearn han desarrollado un curso interactivo en línea para comprender y conocer las técnicas que se emplean en el IELTS (International English Language Testing System), que es una de las pruebas que se exige oficialmente en muchas universidades y para optar a becas para demostrar el nivel de inglés que se tiene. De hecho, es aceptado en más de 9.000 organizaciones de todo el mundo.

El curso está dirigido a cualquier persona que esté pensando en hacer una prueba de nivel, como la IELTS, aunque es recomendable tener un nivel de B1 o superior. Durante las seis semanas de este MOOC, que comenzará el día 2 de octubre, se abordará la técnica de esta prueba y se aportarán consejos. Inicialmente, se prevé que la persona tenga que hacer un esfuerzo de dos horas semanales. Sigue leyendo

Consejos para redactar un #email de en #inglés

 

Escribir un email es un arte, y más si lo haces en una lengua que no es la tuya. Cada idioma tiene sus propios códigos y el inglés no es una excepción. Si quieres que tu correo electrónico en inglés no termine en la papelera, estas son las claves que debes tener en cuenta.

Empieza de forma adecuada

Recibimos decenas de emails cada día y dependiendo del asunto a tratar y del receptor, todavía más. La fórmula tradicional es comenzar con un “Dear” seguido del nombre del destinatario.

Otros formatos como “Hi” o “Hello” pueden resultar demasiado coloquiales.

Cuida la introducción

Entre las fórmulas más elegidas para comenzar un email se encuentran expresiones como “I hope you’re doing well”, “I hope this finds you in good health”, “I hope you’re having a great week” o “I trust you are well”.

En realidad no tiene nada de malo, sólo que están tan utilizadas que han perdido parte de su sentido. Si tenemos en cuenta que esta introducción determinará si la persona termina o no leyendo el correo, mejor cuidarla. Desde Grammarly ofrecen cinco interesantes consejos.

El primero es no poner nada en absoluto, saltarse cualquier fórmula e ir directamente al grano. Según un estudio de la app de emailing Boomerang, los emails con entre 75 y 100 palabras son los que reciben mejores respuestas. N desperdicies caracteres con palabras vacías.

La segunda alternativa pasa por poner algo personal. Si te diriges a una persona en busca de una colaboración puedes hablarle sobre uno de sus logros profesionales. Así será más fácil captar su atención. Puedes referirte al último artículo suyo que has leído o a cualquier otra cuestión.

En tercer lugar, empieza con una declaración de intenciones: “I know you’re swamped, so I’ll be brief”. Estar ocupado tiende a ser sinónimo de importancia y a tu interlocutor le encantará saber que vas a ir al grano con tu email. Después sólo resta que cumplas con lo prometido.

En cuarto lugar, se puede empezar creando una conexión, algo muy útil para emails “en frío”. Un simple “We met at…” romperá el hielo.

Por último, siempre quedará el recurso de la clásica conversación de ascensor con una frase como: “How are things in New York? I hope you’re keeping cool during the heat wave” o “Hope your summer’s off to a great start. Is it vacation time yet?” que no va a aportar gran cosa, pero que puede servir como punto de introducción.

Desarrolla tu idea

Tras la introducción llega la parte central del email, en la que exponer de forma clara y, a poder ser concisa, el motivo del email. Para hacerlo nada como una frase que así lo índice. “I am writing to enquire about …”. “I am writing I order to…” o “I am writing in reference to …” son formulas clásicas que siempre funciona.

Recuerda que la mayoría de personas leen los emails en diagonal y por encima, así que es preferible usar frases cortas.

Acierta con el cierre

Por último, antes de terminar el email es importante dar las gracias a tu lector una vez. Estas fórmulas te ayudarán a conseguirlo:  “Thank you for your patience and cooperation” or “Thank you for your consideration”.

Puedes completarlas con una invitación a mantener el contacto como: “If you have any questions or concerns, don’t hesitate to let me know” o “I look forward to hearing from you”.

Termina cerrando el email con una de las siguientes fórmulas: “Best regards”“Sincerely”, o  “Thank you”. Evita expresiones menos formales como “Best wishes” o “Cheers”.

 

Visto en: APRENDEMAS

7 cosas que debes evitar en una #cartadepresentación para una #universidad británica

Las universidades británicas, destino de miles de estudiantes extranjeros que cada año deciden estudiar fuera de su país, se posicionan en los primeros lugares de todos los rankings universitarios del mundo. Primeras en calidad, investigación, empleabilidad y flexibilidad, las universidades británicas son las preferidas al momento de elegir un nuevo centro educativo.
Uno de los grandes desafíos a la hora de apuntarse a estos centros se presenta al momento de presentar las postulaciones, y fundamentalmente las cartas de presentación. Por sus características, estos centros esperan determinadas condiciones de sus futuros estudiantes, las que pretenden ver reflejadas en estas cartas. Además, las diferencias idiomáticas determinan que algunos aspectos deban redactarse de forma distinta al español.
Para que tu carta de presentación en una universidad británica sea un éxito, debes evitar estos 7 errores: Sigue leyendo

No tengo la #nota que necesito ¿y ahora qué?

La Selectividad pasó, tienes tus resultados y no son los que esperabas. En tu lista de carreras a las que pensabas apuntarte no hay ninguna a la que puedas acceder con la nota que tienes, y no sabes muy bien qué hacer… ¡Calma! Es un mal momento pero no el fin del mundo.

En primer lugar, es importante que evalúes tu proceso e identifiques dónde te equivocaste, porque si no tienes la nota que esperabas a lo primero que debes recurrir no es a la desesperación sino a la autocrítica. Recordemos que las notas de corte no son definidas por las universidades, sino que de alguna forma las definen los propios estudiantes, por lo que si no alcanzas el mínimo establecido solo quiere decir que quizá cometiste algún error en tu proceso de estudio. Repasa tus resúmenes, ajusta tus técnicas de estudio y mejora lo que consideres necesario, pues no es la última prueba que darás en tu vida y antes de usar tu tiempo en ponerte triste deberías pensar en el futuro y en lo mucho que te servirá mejorar tu proceso de estudio para la próxima vez que te enfrentes a una situación similar. Sigue leyendo

Nueve #técnicas para sacarle el máximo partido al #estudio

Hay quien es un ave nocturna y otros que prefieren estudiar nada más levantarse. Algunos pasan horas en la biblioteca o los hay que se refugian en la familiaridad de su dormitorio. Sea cual sea su caso, ¿tiene la sensación de que los conceptos que ha ido adquiriendo se han evaporado al final del día? Desde pequeños, los suspensos nos llevan a creer que no tenemos la capacidad suficiente y la desmotivación nos empuja a la falta de voluntad para el estudio.

España es el segundo país de la Unión Europea (por detrás de Malta) con mayor fracaso escolar: el 19% de los jóvenes de entre 18 y 24 años no ha terminado la ESO. Los expertos alegan que esta cifra sería mucho menor si los estudiantes tuvieran un buen método. Sigue leyendo