Categoría: Ayuda

Consejos para redactar un #email de en #inglés

 

Escribir un email es un arte, y más si lo haces en una lengua que no es la tuya. Cada idioma tiene sus propios códigos y el inglés no es una excepción. Si quieres que tu correo electrónico en inglés no termine en la papelera, estas son las claves que debes tener en cuenta.

Empieza de forma adecuada

Recibimos decenas de emails cada día y dependiendo del asunto a tratar y del receptor, todavía más. La fórmula tradicional es comenzar con un “Dear” seguido del nombre del destinatario.

Otros formatos como “Hi” o “Hello” pueden resultar demasiado coloquiales.

Cuida la introducción

Entre las fórmulas más elegidas para comenzar un email se encuentran expresiones como “I hope you’re doing well”, “I hope this finds you in good health”, “I hope you’re having a great week” o “I trust you are well”.

En realidad no tiene nada de malo, sólo que están tan utilizadas que han perdido parte de su sentido. Si tenemos en cuenta que esta introducción determinará si la persona termina o no leyendo el correo, mejor cuidarla. Desde Grammarly ofrecen cinco interesantes consejos.

El primero es no poner nada en absoluto, saltarse cualquier fórmula e ir directamente al grano. Según un estudio de la app de emailing Boomerang, los emails con entre 75 y 100 palabras son los que reciben mejores respuestas. N desperdicies caracteres con palabras vacías.

La segunda alternativa pasa por poner algo personal. Si te diriges a una persona en busca de una colaboración puedes hablarle sobre uno de sus logros profesionales. Así será más fácil captar su atención. Puedes referirte al último artículo suyo que has leído o a cualquier otra cuestión.

En tercer lugar, empieza con una declaración de intenciones: “I know you’re swamped, so I’ll be brief”. Estar ocupado tiende a ser sinónimo de importancia y a tu interlocutor le encantará saber que vas a ir al grano con tu email. Después sólo resta que cumplas con lo prometido.

En cuarto lugar, se puede empezar creando una conexión, algo muy útil para emails “en frío”. Un simple “We met at…” romperá el hielo.

Por último, siempre quedará el recurso de la clásica conversación de ascensor con una frase como: “How are things in New York? I hope you’re keeping cool during the heat wave” o “Hope your summer’s off to a great start. Is it vacation time yet?” que no va a aportar gran cosa, pero que puede servir como punto de introducción.

Desarrolla tu idea

Tras la introducción llega la parte central del email, en la que exponer de forma clara y, a poder ser concisa, el motivo del email. Para hacerlo nada como una frase que así lo índice. “I am writing to enquire about …”. “I am writing I order to…” o “I am writing in reference to …” son formulas clásicas que siempre funciona.

Recuerda que la mayoría de personas leen los emails en diagonal y por encima, así que es preferible usar frases cortas.

Acierta con el cierre

Por último, antes de terminar el email es importante dar las gracias a tu lector una vez. Estas fórmulas te ayudarán a conseguirlo:  “Thank you for your patience and cooperation” or “Thank you for your consideration”.

Puedes completarlas con una invitación a mantener el contacto como: “If you have any questions or concerns, don’t hesitate to let me know” o “I look forward to hearing from you”.

Termina cerrando el email con una de las siguientes fórmulas: “Best regards”“Sincerely”, o  “Thank you”. Evita expresiones menos formales como “Best wishes” o “Cheers”.

 

Visto en: APRENDEMAS

Anuncios

¿Se deben incluir las #becas en la declaración de la #renta?

 

Durante el curso 2015-2016 el Estado repartió un total de 1.472 millones de euros en becas para estudios. A pesar de que se destinó un presupuesto un 6,8 % menor, ese curso hubo más personas becadas, aunque con un importe ligeramente inferior.

No todas las becas se tienen que declarar ante la Agencia Tributaria, pero existen algunos casos en los que estaremos obligados. Para sacarnos de dudas, desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com nos explican en qué casos deberemos pasar cuentas con Hacienda.

¿En qué casos no hay que declarar las becas de estudios?

Cualquier subvención o ayuda recibida por personas que no realizan actividades económicas está considerada como ganancia patrimonial, por lo que hay que declararla ante Hacienda, por tanto, las becas no serían una excepción.

No obstante, las becas se conceden normalmente a personas que tienen problemas económicos, por lo que existen algunos casos que tienen un tratamiento diferente y, por tanto, están exentas de gravamen. Sigue leyendo

Época de #exámenes, cómo sacar el mayor potencial de tus #estudios

 

 

Estudiar no debe ser una tortura cada temporada de exámenes, sigue los consejos que te presentamos y mejora tu estudio.

Estudiar puede ser toda una tortura que representa mucha presión y nerviosismo, más cuando viene la temporada de presentar exámenes. Pero, ¿realmente has reflexionado si el método que utilizas es el adecuado? ¿Estudias de verdad o sólo memorizas y repasas?

Con los puntos que exponemos a continuación, quizá mejores tu aprendizaje:

Asegura que se cumplan las condiciones apropiadas. Prepara un lugar bien iluminado, con temperatura adecuada y donde puedas estar cómodo; toma en cuenta que una mala iluminación cansará tu vista pronto, si el lugar es muy caliente o frío perderás concentración, y si existe demasiada comodidad te dará sueño impidiéndote continuar con tus estudios. Sigue leyendo

¿Cómo entrenar tu cerebro? Y lograr un mayor rendimiento académico

 

¿Sabías que la inteligencia puede ser entrenada con la práctica? Así lo asegura un proyecto llamado “Expande tu Mente” desarrollado por investigadores del Banco Mundial (BM), de la Universidad de Oxford y del Grupo de Análisis para el Desarrollo Académico(GRADE) de Perú.

Dicho proyecto, encabezado por la Dra. Carol Dweck, se basa en cómo los humanos reciben sus objetivos de aprendizaje e inteligencia, así como el impacto que estos tienen sobre el esfuerzo y la motivación.

Así que se llegó a la conclusión de que “las personas que sienten que sus habilidades son permanentes, son los que evitan mucho más los desafíos y tienen problemas al luchar contra el fracaso; mientras que aquellas que saben que su inteligencia puede crecer, se exponen más a los desafíos y usan el fracaso como algo nuevo de lo cual se debe de aprender”. Sigue leyendo

Secreto para que los hijos sean #bilingües

 

Siempre hemos escuchado que la mejor manera de que nuestros hijos aprendan un segundo idioma, además del materno, es introduciéndolo desde su nacimiento. Ahora, investigadores de la Florida Atlantic University han realizado y publicado en Developmental Science, un estudio con niños bilingües para descubrir que cuando los niños aprenden dos lenguas cada una de ellas entra de una manera diferente en el cerebro y que no tiene tanto que ver con la cantidad de tiempo que el niño está expuesto a los idiomas como la calidad del lenguaje a la que está expuesto.

Los investigadores analizaron niños que aprendían inglés y castellano de forma simultánea. Entre las muchas conclusiones que sacaron los investigadores de este estudio está el hecho de que cuando los niños desarrollan habilidades más fuertes en inglés, sus tasas de crecimiento en español se redujo. Sin embargo, cuando los niños mejoraron sus habilidades en español no se produjo un menor ritmo de crecimiento en su aprendizaje del inglés, por lo que no es una cuestión de compensaciones necesarias entre los lenguas. Sigue leyendo

#Psicología para conseguir #empleo

 

 

Si bien los expertos sostiene que entrevistar profesionales para un puesto es más un arte que una ciencia, sí es verdad que hay una ciencia estrechamente vinculada con este arte: la Psicología. Aprende a aplicarla en tu próxima entrevista y consigue el empleo. Te acercamos a diferentes maneras de hacerlo por Alison Doyle, profesional especializada en el mercado laboral.

1. Piensa en los momentos en los que te sientes poderoso

De acuerdo con un reciente experimento en entrevistas laborales, un grupo de candidatos debió centrarse en los momentos en los que sentían mayor poder, y un segundo grupo debía hacer lo opuesto, concentrarse en los momentos de mayor debilidad. Enfrentados ambos grupos, los entrevistadores eligieron consistentemente a los trabajadores del primer grupo.

Intenta la siguiente táctica en tu próxima entrevista: piensa en esos momentos cuando te sientes especialmente poderoso, fuerte y exitoso, tanto a nivel personal como profesional. Sigue leyendo