No tengo la #nota que necesito ¿y ahora qué?

La Selectividad pasó, tienes tus resultados y no son los que esperabas. En tu lista de carreras a las que pensabas apuntarte no hay ninguna a la que puedas acceder con la nota que tienes, y no sabes muy bien qué hacer… ¡Calma! Es un mal momento pero no el fin del mundo.

En primer lugar, es importante que evalúes tu proceso e identifiques dónde te equivocaste, porque si no tienes la nota que esperabas a lo primero que debes recurrir no es a la desesperación sino a la autocrítica. Recordemos que las notas de corte no son definidas por las universidades, sino que de alguna forma las definen los propios estudiantes, por lo que si no alcanzas el mínimo establecido solo quiere decir que quizá cometiste algún error en tu proceso de estudio. Repasa tus resúmenes, ajusta tus técnicas de estudio y mejora lo que consideres necesario, pues no es la última prueba que darás en tu vida y antes de usar tu tiempo en ponerte triste deberías pensar en el futuro y en lo mucho que te servirá mejorar tu proceso de estudio para la próxima vez que te enfrentes a una situación similar.

En segundo lugar, debemos decirte que sentirte solo es una pésima idea. Al momento de rendir la Selectividad todos los estudiantes lo tienen claro: obtener una nota elevada no asegura la entrada en la carrera deseada, esto dependerá de las plazas de las universidades y de las calificaciones de los otros estudiantes. Por lo tanto, no eres la única persona que debe renunciar a sus planes y comenzar a barajar de nuevo.
Lo que sí puedes hacer es ocuparte de tu caso particular, y analizar las opciones que tienes en caso de no alcanzar tu meta.

Te contamos algunas cosas que puedes hacer si tu nota no es la que esperabas:

  1. Intentar subir la nota: El reglamento de la Selectividad establece mecanismos para este fin, por ejemplo, puedes presentarte a subir tu nota en la fase específica y así obtener una mejor calificación. Si no tiene claro en qué momento será esta fase en tu comunidad te invitamos a que consultes las Fechas de la Selectividad 2017.
  2. Anotarte en la lista de espera: Si al final del período no se anotan suficientes estudiantes y la universidad continúa teniendo plazas libres podrás apuntarte al estudio que deseabas. No es algo del todo seguro y sin lugar a dudas no es buen camino para los ansiosos, pero es un camino y nada pierdes con intentarlo.
  3. Empezar una carrera similar a la que deseabas y esperar para cambiarte: Esta puede ser una buena opción fundamentalmente si cursas materias que luego puedas convalidar en la carrera que te interesa, y de este modo no pasarás el año sin hacer nada. Para ello deberás alcanzar la nota de corte de la carrera, esa que no habías logrado alcanzar la primera vez. Para aceptar el traslado además se necesita tener un buen rendimiento académico, por lo que deberás estudiar de verdad y aprobar todas las evaluaciones.
  4. Cambiar de opciones: Busca una nueva titulación a la que sí puedas acceder con la nota que tienes, o una universidad con el mismo grado pero menor nota de corte. Incluso puede ser una buena idea explorar las opciones de otras comunidades autónomas, donde la nota de acceso puede ser diferente a la tuya. Anímate a buscar opciones y explorar tus posibilidades, puede que no logres lo que esperabas pero aún así consigas un buen plan que te permita estudiar lo que te gusta y explorar nuevos destinos.
  5. Apuntarte en una universidad privada: Quizá no sea tu primera opción, pero lo cierto es que las notas de corte no existen en las privadas, y si tienes un buen expediente académico puedes intentar ingresar a una. Analiza tus posibilidades, comienza a sacar cuentas y quizá con esta opción encuentres la respuesta que tanto buscabas.
  6. Tomarte un tiempo libre y prepararte para un nuevo intento: No es la mejor de las opciones, pero sin dudas tiene muchos aspectos positivos. En lugar de esperar sentado en tu casa lamentándote por lo que no pudo ser puedes aprovechar el tiempo para generar algo positivo, realizando cursos y capacitaciones que te permitan prepararte mejor para enfrentar el mercado laboral una vez que termines tu carrera. Toma este tiempo como una forma de prepararte mejor antes de dar un nuevo intento con la Selectividad.

¿Ves? Desesperarte no era la única opción. Ahora que conoces todo lo que puedes hacer si no alcanzas la nota que esperabas nos gustaría contarte algo que no debes hacer… Renunciar a tu vocación. Si sientes que esa carrera es para ti debes dar pelea hasta que logres entrar, incluso si tardas años en hacerlo y si en el camino pierdes todas las esperanzas. Si sabes que es para ti no dejes de pelear y buscar caminos para convertirte en el profesional que siempre imaginaste.

Visto en: Universia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s