Cómo controlar la #comunicación no verbal en una #entrevistadetrabajo

¿Sabías que solamente transmitimos mediante el lenguaje una pequeña parte de la información? Expresamos el 93% a través de la comunicación no verbal, el proceso de comunicación que, en lugar de palabras, se sirve del lenguaje corporal, la postura, la vestimenta, el tono, etc.
En las entrevistas de trabajo, la comunicación no verbal juega un papel fundamental; tanto es así que los reclutadores necesitan poco más de un minuto para saber si un candidato es afín para el puesto.
¿Quieres superar con éxito tu próximo proceso de selección? Pues toma nota de los siguientes consejos y aprende a dominar tu cuerpo para lograr mostrarte como un auténtico profesional.

La ubicación
Normalmente las entrevistas tienen lugar en las oficinas de la empresa, sin embargo, cada vez es más común que los procesos de selección, al menos en las primeras fases, se realicen por videoconferencia. En estos casos, es fundamental preparar la habitación, ubicándose en un espacio limpio y ordenado. Puedes crear una mesa de trabajo que te muestre como un profesional serio y competente, además de disponer de papel, bolígrafo y otros objetos que puedas necesitar durante la entrevista.

Movimiento
Es importante que te sientas suelto y cómodo desde el mismo momento en el que entres en la empresa. Recuerda siempre llevar un paso firme, sin arrastrar los pies o arquear la espalda. Lleva las manos fuera de los bolsillos, y si vas cargando con cosas, al menos deja libre la mano derecha para poder saludar.

La imagen
Es fundamental que cuidemos nuestra higiene, aspecto e indumentaria. El reclutador valorará de forma muy negativa a las personas poco aseadas, que huelan a tabaco o alcohol o que luzcan símbolos religiosos o controvertidos. Tampoco conseguirás el empleo si tienes un look descuidado o que no se adapte al estilo de la empresa.
Siempre que sea posible, será recomendable acercarse hasta la oficina unos días antes para poder saber cómo van vestidos el resto de trabajadores. Una imagen demasiado deportiva, elegante o extravagante puede generar prejuicios en el entrevistador, algo que perjudicará gravemente a nuestra candidatura. De todos modos, siempre puedes optar por una indumentaria neutra, con pantalón oscuro, camisa clara, zapatos cerrados y peinado discreto.

La postura
Es importante que mantengas una postura erguida durante toda la entrevista. Antes de acudir a la reunión, practica en casa la posición de los hombros, ya que son claves en la comunicación no verbal, pudiendo mostrar tensión o falta de interés al reclutador.
Lo ideal es que te sientes en toda la silla, y no en el borde, inclinándote hacia delante ligeramente. Nunca te apoyes en el respaldo, ya que puede dar una imagen de prepotencia o desinterés. ¿Necesitas dejar algún papel o apuntar algo? Puedes utilizar la parte de mesa más próxima a ti, pero nunca invadiendo el espacio personal del reclutador.
Pon los brazos encima de tus piernas y nunca los cruces. La mirada también es determinante, ya que puede mostrarte como un profesional competente, prepotente o sumiso. Mantén siempre la mirada del interlocutor.

La sonrisa
Una persona feliz y sonriente tiene más posibilidades de lograr el empleo, aunque esta debe ser sincera. No basta con abrir la boca y mostrar los dientes. Una sonrisa verdadera se refleja en los ojos.

Los gestos
Es muy positivo que acompañes tus palabras con pequeños gestos que apoyen el discurso o enfaticen partes de él. También puedes asentir cuando el reclutador hable, así entenderá que estás escuchando sus palabras.
Evita por todos los medios apretar los puños, que denota represión, o tocarte la boca con las manos. Este gesto tan común puede interpretarse como desconfianza o deslealtad. ¿Tienes tics? Practica delante de un espejo para controlarlos.

La voz
Hablar demasiado bajo da sensación de desconfianza y timidez. Las personas que utilizan un volumen alto pueden intimidar al reclutador y mostrar una actitud prepotente y desafiante. Practica en casa hasta lograr el tono y el timbre deseado. Además, intenta no utilizar sarcasmos e ironías, ya que un malentendido podía acabar con cualquier posibilidad de lograr el empleo.

El espacio
Es cierto que los españoles no respetamos mucho el espacio interpersonal, pero es importante que lo hagas durante la entrevista. No invadas nunca el espacio vital del reclutador y sitúate siempre, al menos, a un metro de distancia. Tampoco le toques ni realices ninguna aproximación poco profesional.

 

Visto en: Universia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s