Claves para hacer un buen #currículum 2.0

Al preparar un currículum vitae se debe tener en cuenta que las organizaciones de hoy buscan personas que les ofrezcan un valor añadido, y realicen aportaciones sólidas y concretas. Se deben usar palabras clave y no superar las dos hojas, un dato a recordar en caso de tener una dilatada experiencia.

El formato digital gana terreno al papel, y la tipografía, el diseño, y la exposición de la información es fundamental en un buen CV 2.0, que nunca debe olvidar lo importante en cualquier currículum: los datos de contacto y que la información sea clara, atractiva, y esté bien redactada. Según el director general internacional de Trabajando.com, Javier Caparrós,”de nada servirá resaltar tus logros si cometes errores ortográficos. Aunque parece un consejo muy obvio y repetido, algunos candidatos continúan sin darle la importancia, incluso sabiendo el actual contexto competitivo”.

Un párrafo breve (3 ó 4 líneas) debería describir tras los datos más básicos las habilidades y capacidades que nos definen como trabajador, y nuestros objetivos profesionales. Y después de la introducción, si la experiencia es más relevante en tiempo que la formación, pondremos en primer lugar, en orden cronológico inverso, nuestras vivencias profesionales: fechas, puesto, empresa y una breve definición de funciones y, sobre todo, logros alcanzados, es decir, actividades que han dado valor a la empresa (ejemplos: ahorro de costes, cierre de negocios, nuevos clientes, incremento de las ventas…).

Aún más, los perfiles en los portales de empleo y redes sociales profesionales permiten añadir proyectos en diferentes formatos con los que podemos demostrar nuestro saber hacer. El formato digital permite enriquecer el CV y hacerlo interactivo, por ejemplo, con enlaces a empresas en las que estuvimos, referencias de LinkedIn, nuestra página, etc. Y tampoco podemos olvidar incluir los enlaces a nuestros perfiles en redes sociales profesionales para facilitar que el seleccionador amplíe información, y pueda confirmar que somos personas activas e interesadas en una nueva oportunidad laboral.

Si por el contrario nuestra trayectoria profesional es reducida hemos de destacar la formación académica en primer lugar, siempre en orden cronológico inverso (en caso de titulación universitaria, no es necesaria la mención a estudios en secundaria, aunque sí lo sería a una formación profesional en caso de haberla cursado), e incluyendo premios y reconocimientos de haberlos conseguido. Si no tenemos ninguna experiencia profesional, para evitar dejar ese espacio en blanco, es conveniente incorporar una frase motivadora que anime a los reclutadores a ofrecernos nuestra primera oportunidad laboral. Es más, en los perfiles junior se valoran las competencias adquiridas en trabajos que poco o nada tienen que ver con nuestra formación, así como disciplinas deportivas o artísticas.

En la última parte del CV se debe incluir el nivel de idiomas (si es posible, indicando certificados o estancias en el extranjero), y manejo de programas informáticos relacionados con el puesto. Y en el apartado sobre otros datos de interés se informa sobre la disponibilidad para viajar, cambiar de residencia o de incorporación, y la posesión o no de carné de conducir.

 

Visto en: Ecoaula

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s