Elegir una carrera. Qué errores no debes cometer.

 

Cuando llega el momento de elegir una carrera para continuar con tu formación te enfrentas a un montón de dudas. Sobre todo si no tienes muy claro qué es lo que te gustaría estudiar. Hay personas que saben enseguida cuál será su decisión, que no titubean ni están indecisas; otras, en cambio, no saben hacia dónde encaminar su trayectoria formativa, profesional y vital y viven una etapa de mucha reflexión antes de descubrir cuál será la opción escogida.

Pero, a veces, en este camino, se cometen ciertos errores. Errores al elegir una carrera que vamos a tratar de identificar a continuación para que les pongas remedio antes de que sea demasiado tarde y te encuentres dentro de una vorágine que, realmente, no te gusta y no te aporta nada.

Los principales errores que se cometen al elegir una carrera

Uno de los errores que se pueden cometer es el hecho de no conocerte bien a ti mismo. Esto se traduce en que quizá durante la etapa anterior a la universidad no has sacado buenas notas ni te has esforzado mucho, pero tus expectativas están altas y tu autoconocimiento, no muy definido. Por lo que tienes más posibilidades de fracasar porque tu rendimiento no sea el adecuado.

Tienes que ser consciente de tus puntos fuertes pero también de los débiles. Y decidir en consecuencia. Si empiezas una titulación porque has leído que tiene muchas salidas profesionales pero no tienes las habilidades reales para sacarla adelante no te encontrarás a gusto y terminarás, quizá, por abandonar.

Y con habilidades no me refiero solamente a que te guste el ámbito en el que se va a desarrollar esta titulación. Algunas de ellas precisan de perfiles bastante concretos, tanto por los conocimientos como por las propias aptitudes o incluso la personalidad. Si crees que te apetece, por ejemplo, estudiar una carrera que suponga en un futuro estar cara al público deberás ser algo extrovertido o sociable, y tolerar bien la frustración.

No todas las personas valemos para las mismas cosas. Y no pasa nada, todo enriquece. Pero sí es importante que seas consciente de cuáles son esas habilidades que te harán disfrutar de tus estudios y con las que podrás sacarles todo el partido posible, mientras te estás formando y de cara a tu futuro profesional.

La titulación universitaria y el mercado laboral

Otro de los errores que se suelen cometer es no informarse acerca del ámbito laboral en el que te introducirás una vez termines de estudiar. Es decir. La carrera de Derecho, por ejemplo, puede ser algo tediosa, monótona y con muchísimo material para memorizar, pero si trabajas en este campo tendrás una profesión creativa que puede desempeñarse en distintos sectores.

Es bueno que analices el mercado de trabajo y veas qué salidas reales tiene tu titulación. Pero no la elijas por eso. Porque el mercado cambia, y muchas carreras que en este momento pueden tener un futuro prometedor quizá de aquí a cinco años hayan dejado de tenerlo.

Y no te dejes llevar por las opiniones de los demás, ni porque tus amigos vayan a estudiar una determinada carrera en esa universidad en concreto y “sea genial ir todos juntos”, porque tus padres crean que eso es “lo mejor para ti” o porque “no es muy difícil”. Ten en cuenta las recomendaciones, pero no bases tu decisión final en ello.

No tengas prisa. Es una decisión que debes reflexionar con tiempo y serenidad, porque estás dando pasos hacia tu futuro. Y no es cuestión de darlos en balde, ¿no crees? Estudia alternativas, investiga, analiza… Quizá haya muchas más opciones de las que piensas.

La vocación a la hora de escoger una carrera

Piensa si quieres estudiar una carrera que en realidad no te gusta porque piensas, o te han dicho, que tiene muchas salidas profesionales. ¿Realmente quieres trabajar toda tu vida en algo que no te hace feliz ni te apasiona?

Y es que llegados a este punto, y tras analizar todos estos posibles errores, quiero terminar hablando del tema de la vocación. Me refiero a que muchas personas no piensan en todo esto porque tienen claro que quieren estudiar una determinada carrera porque, simplemente, y no es poco, les apasiona. Que no les preocupa cómo será su futuro profesional porque están formándose en lo que realmente quieren. Y luego ya verán cómo se introducen en el mercado laboral. Es otra forma de hacerlo y, desde mi punto de vista, perfectamente válida.

Hay personas que podrán estudiar sin que les apasione solo con saber que les puede dar un futuro laboral mejor, o estable o, al menos, un futuro laboral. Y ya hemos visto que esto puede cambiar… Otras no son capaces de estar estos años en la universidad estudiando algo que no les gusta demasiado solo porque les pueda dar mayores oportunidades, y por eso se decantan por una carrera que verdaderamente les encante.

 

Visto en: BECASESTUDIO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s