Ventajas e inconvenientes del #coworking

 

Son muchas las palabras en inglés que llegan hasta nuestro vocabulario habitual casi sin darnos cuenta. Hoy vamos a hablar del coworking. ¿Qué es el coworking? Se trata de una manera de trabajar en la que freelance, emprendedores, profesionales o PYMES de distintos ámbitos comparten el espacio de trabajo. Lo hacen de manera independiente, cada uno tiene el suyo, pero esto abre un amplio abanico de posibilidades para establecer interesantes sinergias.

Muchas ciudades llevan un tiempo implantando este sistema que posibilita a estos profesionales disponer de una oficina sin tener que desembolsar grandes cantidades por un alquiler y por los gastos derivados de ello, ya que estos espacios suelen ofrecer el mobiliario, las salas para realizar reuniones, la conexión a Internet y otros servicios propios de cualquier oficina como impresoras, fotocopiadoras, etc.

Generalmente, los profesionales que acceden a este tipo de servicios en ocasiones no necesitan nada más que un ordenador, conexión y un teléfono. Son espacios que suelen estar ocupados por, por ejemplo, diseñadores, programadores, consultores, periodistas…

Existen distintas alternativas, puesto que este lugar de trabajo se puede alquilar de forma puntual o durante toda la jornada y de manera permanente. Normalmente, los espacios de coworking suelen ofrecer las oficinas por un determinado tiempo (dos años, por ejemplo), de manera que los emprendedores que se alojan en ellas van rotando. Este tiempo les permite comenzar y afianzar su negocio sin pensar tanto en los gastos, para coger fuerza y que, cuando llegue el momento de establecerse por su cuenta, el trabajo ya marche por sí solo.

Ventajas del coworking

  1. El ahorro. Suele ser una de las principales ventajas del coworking, quizá la más atractiva para aquellos profesionales que se inician en la aventura de emprender y no disponen, al principio, de recursos para ello. El alquiler de estos espacios suele ser bajo, los gastos se comparten y van incluidos en el precio final, por lo que el desembolso no es elevado. Además, puedes acceder a servicios muy interesantes.
  2. Las sinergias. Lo hemos comentado al comienzo. Otro de los grandes beneficios de estos espacios de trabajo compartidos es la posibilidad de conocer y relacionarse con otros profesionales, bien de tu mismo sector o de otro que quizá no tenga nada que ver, pero de donde pueden surgir apasionantes colaboraciones laborales y futuros proyectos compartidos. Se favorece el intercambio de experiencias. Eso sí, no hay obligación de nada; cada uno comparte lo que quiere con quien quiere.
  3. Los contactos. Los espacios de coworking suelen organizan eventos muy variados, desde charlas hasta cursos, talleres, conferencias, cafés distendidos… A los que pueden acudir todo tipo de personas. Son momentos en los que es posible conocer a otras personas y enriquecer, de este modo, tu red de contactos profesional. Estarás rodeado de oportunidades.

Los inconvenientes de coworking

  1. La convivencia. Está claro que aunque cada empresa o emprendedor tenga su propio espacio de trabajo, independiente, lo cierto es que hay normas comunes que hay que respetar. En el caso de que el alquiler de la oficina sea por horas, por ejemplo, es fundamental cumplir con el horario acordado para que los demás usuarios no se vean afectados.
  2. La privacidad. De nuevo, y aunque cada profesional tiene su oficina, hay lugares en los que para facilitar precisamente la conversación y las sinergias no es que estén especialmente aisladas, y pueden estar comunicadas por un simple cristal que incluso permite ver a quien está trabajando al otro lado.
  3. El ruido. No tiene por qué ocurrir, y puedes encontrarte espacios en los que no se escuche nada, pero lo cierto es que en ocasiones, simplemente por el hecho de que hay mucha gente alrededor, y sobre todo si los espacios no están excesivamente bien diferenciados, puedes notar que hay demasiado ruido, y más si estás acostumbrado a trabajar desde casa en completo silencio.

La motivación y el coworking

Estarás pensando en que para qué vas a pagar por tener una oficina si desde tu propia casa estás trabajando muy a gusto y sin gastar. Y es verdad. Pero piensa en que si te decides a instalarte en un espacio de coworking vas a encontrar un extra de motivación.

Conseguirás separar completamente tu vida personal de la profesional. Asimismo, el estar rodeado de otros profesionales supone un extra de motivación; a tu alrededor las ideas y la creatividad están en plena efervescencia, todo fluye mejor cuando la gente se rodea de otras personas con ganas de innovar. Debes aprender a nutrirte de todo ello y seguro que eso te ayuda a mejorar en tu trabajo.

Infórmate de qué posibilidades hay en tu ciudad y busca aquel espacio que mejor se adapte a tus necesidades. Los hay más orientados a la creatividad, al sector tecnológico, a las pequeñas empresas… Pero siempre con un denominador común: el espíritu de colaboración y la fuerza que desprenden esos profesionales con ganas de progresar y de crear proyectos interesantes y motivadores. ¿Quieres ser uno de ellos?

 

Visto en: BECASESTUDIO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s