Cómo llegar a tiempo a todas las fechas de entrega

prisas

Siempre que debemos realizar algún trabajo, nos fijamos una fecha límite; normalmente unos días antes del término de la entrega. Sin embargo, lo más habitual es que nos pasemos trabajando toda la noche antes de entregarlo o tengamos que ir a imprimirlo esa misma mañana. Cuando por fin lo hemos finalizado, nos juramos que nunca más nos volverá a pasar. Hasta que nos encargan el siguiente proyecto.

Si no cambias tu modo de planificarte, no esperes que varíen los resultados. Con estos cuatro sencillos trucos serás capaz de entregar todos tus proyectos a tiempo sin agobios de última hora.

La urgencia
Es muy fácil posponer tareas cuyo plazo finaliza en uno o dos meses. Siempre habrá algo más urgente que hacer o, simplemente, lo podremos aplazar porque no corre prisa (aún). Piensa que tu trabajo debe ser entregado en una semana e intenta hacerlo en ese plazo, señalándolo bien grande en el calendario. Así harás la tarea con más énfasis y la terminarás antes de lo que normalmente lo haces.

Personaliza tu calendario
La gente se puede clasificar en varias categorías dependiendo de su forma de producir. Algunas personas basan su horario dependiendo del tiempo que se tarda en realizar cada tarea; otros trabajan en una cosa u otra en relación con su estado de ánimo o son capaces de motivarse al ver todo el trabajo en su conjunto. No pienses solamente que tienes que entregar el trabajo en un mes. Determina si quieres centrarte en el proyecto total, en una parte o si prefieres alternarlo con otros proyectos que tienes pendientes.

Hazlo más asequible
En ocasiones tenemos que entregar proyectos tan amplios que no sabemos cómo abordarlos. Es muy común que suceda en la redacción de la tesina o del trabajo de fin de grado. Intenta pensar que solamente tienes 10 minutos. En ese tiempo podrás realizar una diapositiva, explicar un gráfico o redactar una parte de la introducción. Continúa trabajando de este modo hasta que hayas conseguido encauzar tu proyecto.

Cíñete al plan
Es difícil cumplir un objetivo cuando no tienes a nadie que te pueda sermonear si no lo cumples. Avisa de tus planes a tus compañeros o a tus familiares para que ellos también te pregunten por el proyecto y sufras así presión del exterior. Te ayudará a motivarte y a evitar las justificaciones que nos damos cuando no cumplimos objetivos.

Las fechas límites, si no se cumplen, pueden generar una espiral de auto-odio y arrepentimiento. Si quieres mejorar tu productividad, sacar buenas notas y sentirte bien contigo mismo, prueba los cuatro consejos anteriormente citados.

Visto en: Universia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s