Remedios contra el #estrés en el estudio

selectividad-01

¿Eres de los que le gusta hacer test antes de presentarte a un examen? ¡Enhorabuena! Un reciente estudio publicado en la revista Science ha descubierto que aprender de esta forma, conocida como práctica de recuperación, puede ayudar a proteger la memoria frente a los efectos negativos del estrés.

La investigación llevada a cabo sobre una muestra de 120 personas enfrentó el estudio a través de la práctica frente al de memorización y desveló que le primero es más eficiente. Una vez sometidos a examen y a situaciones de estrés, los primeros eran capaces de recordar más y mejor las series de palabras e imágenes que debían asimilar.

El estrés tiene un efecto negativo sobre la memoria, bloqueándola y volviendo nuestro cerebro menos eficiente. El haber practicado en lugar de memorizado sirve para fijar mejor los conocimientos. La clave para ser un buen estudiante no residiría tanto en el tiempo de estudio como en el método utilizado.

La investigación dividió a los participantes en dos grupos, uno que estudiaría practicando y el otro memorizando y después volvió a dividir cada uno de ellos entre quienes se enfrentarían a una situación de estrés y quienes no lo harían. Los resultados fueron concluyentes.

Las personas ‘estresadas’ que aprendieron mediante la práctica recordaron una media de 11 palabras sobre 30 frente a las 10 de quienes respondieron sin estrés. Por el contrario, quienes estudiaron de memoria y se sometieron al estrés sólo recordaron 7 palabras por las 9 de quienes pudieron pasar las pruebas más tranquilos.

Lo más sorprendente del estudio, según los investigadores, es que al estudiar mediente la práctica, parece que después el estrés no tiene una influencia significativa en la memoria. Es más, serviría como suerte de protección ante este tipo de situaciones, como si nuestro cerebro asimilase mejor cómo actuar de forma automática y centrase la memoria a largo plazo.

La investigación también afecta a la parte docente. Bajo el punto de vista de los investigadores, además de variar el método de enseñanza, también podrían alterar la forma en la que hacen las pruebas. En lugar de grandes exámenes que implican mucho estrés, se podrían emplear pequeñas pruebas periódicas que generasen menos presión.

Visto en: MASTERMAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s