¿Qué falla en tu currículum?

curriculum-vitae

Con la campaña de Navidad, además de los regalos, llegan miles de puestos de trabajo que, temporales o no, hay que cubrir.
Si le has estado dando vueltas a tu currículum y crees que algo puede estar fallando, te proponemos cinco apuntes clave a tener en cuenta para mejorarlo.

UN CV NO ES UN PUESTO DE FERIA
Las primeras impresiones son vitales. Aunque ser original y personalizar el envío puede salirte de lo más rentable, sobre todo dependiendo del sitio al que llamas a la puerta, debes hacerlo con gusto y clase, sin resultar pedante, cargante o estridente. Ante la duda, será mejor que te decantes por un estilo más sobrio y clásico; un valor seguro.
Esto mismo ocurre con el mensaje o carta de presentación que acompaña al documento. Está muy bien generar atención e interés, pero siempre desde la educación y sin resultar presuntuosos.
Recuerda la importancia de una buena fuente tipográfica -y tamaño- que facilite la lectura por parte del seleccionador, así como el quilibrio entre los diferentes bloques. Aunque pueda parecer que no, influye mucho en la actitud con la que se disponen a leer nuestro CV.

¿ESTOY REALMENTE INTERESADO?
Tanto en ese texto que acompañe el currículum como en la entrevista, irás con mucho trabajo adelantado si conoces la empresa con la que tratas. La documentación es clave para ir más allá, para explicar qué puedes aportar realmente o por qué te interesa específicamente el puesto al que aspiras, apuntan desde Cv-Resume.
Te ayudará también a modificar tus competencias dentro del CV para adecuarlas al perfil que buscan y, en el lado opuesto, te valdrá para evitar cometer errores u ofrecer respuestas que no esperan oír de un candidato.

curriculum 01QUÉ PONER SIEMPRE Y QUÉ NO PONER JAMÁS
Una cosa es dar tu nombre, apellidos y tu número de teléfono y otra muy distinta tu dirección, número de DNI, matrícula de coche, si estás casad@ y con hijos… No te pases con los datos personales. En una entrevista posterior, se tocarán algunos de esos temas -no todos-, los que verdaderamente interesen a la empresa. ¡Ojo! Sé hábil y aporta información práctica: vivir al lado del lugar de trabajo, tener coche, permiso de conducir desde hace X años (significa que puedes alquilar un vehículo, de ser preciso)…
Por otro lado, están las cosas que tú querrías omitir y no deberías. Según un informe del portal de colocación Bizneo, un 14,4% de los CV enviados no incluye foto. No enviarla es motivo de descarte directo en procesos de selección de muchas firmas. Lo mismo ocurre con la fecha de nacimiento, información que un 21,7% decide evitar.
Ahora bien, aunque optes por esquivar algunos aspectos, nunca, nunca, nunca debes mentir en tu currículum.
Revisa hasta la última línea y pide a otro que eche un vistazo a tu CV. Una falta de ortografía será imperdonable.
Y, tal y como apuntamos antes, omite la información realmente irrelevante para el puesto -experiencias juveniles como camarer@ es un buen ejemplo a eliminar si optas a un puesto referente a tus estudios superiores- para no condensar y cansar con cosas inútiles. Una jerarquía cronológica también facilitará la comprensión por parte del seleccionador.

¿Y SI PASO DEL FORMULARIO PREVIO?
Piensa que cuando una consultora, base de datos o empresa te solicita que cubras un formulario previo, trata de evitar quedarse sin saber un dato relevante que puede que hayas olvidado en tu currículum.
Deberías dedicarle el tiempo suficiente; contestar a todo evaluando y meditando las respuestas del mismo modo que has hecho con tu CV.
Normalmente, además, actúan como un primer cribado de perfiles -es habitual que el departamento de RR HH de una empresa disponga de poco tiempo para un proceso de selección- y, de resultar descartado tu formulario por cualquier error, lo más probable es que tu perfil no siga adelante en el proceso.

HAZ QUE LLEGUE DE FORMA EFICAZ
Que tu documento no llegue o no pueda ser leído por un seleccionador a causa de su peso o por la necesidad de un conversor es más habitual de lo que parece, y más si nos empeñamos en enviar experimentos originales como aquellos de los que hemos hablado antes. Pero, hoy en día, existen múltiples fórmulas para facilitarte el camino.
Si vas a enviar un email, puedes anunciar en el encabezado de tu CV o en la carta de presentación tu video CV en Youtube o tu portfolio online y redireccionar a ellos desde el documento con un link. Si, por el contrario, entregas tu CV en papel, puedes insertar un código QR que lleve al lector bien a tu perfil en las redes, bien a tu CV colgado en un servidor…
Los profesionales apuestan por el formato Pdf para el envío porque, según MejoratuCV, ayuda a evitar que sea detectado como spam y mantiene el formato en que se diseña. Otros consejos para evitar que tu email sea clasificado como spam sería no abusar de la tipografía pequeña, roja, las mayúsculas o los símbolos en el asunto o los links e imágenes.
Desde Curriculumfacil insisten en controlar el peso del archivo, porque, además de que pueden darse problemas técnicos en el envío, podría ser rechazado por el seleccionador por, simplemente, evitarse complicaciones.
Algo parecido podría ocurrir si la dirección de email desde la que se envía o el asunto con el que se presenta no son los más adecuados. Esto es obvio. Probablemente, tú tampoco le darías importancia a un correo electrónico sin asunto de una tal freshitakk17. Sin embargo, por increíble que parezca, un 4,7% de los demandantes de empleo siguen usando correos poco profesionales al enviar su CV, según Bizneo.

Visto en: El Progreso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s