#AñoSabático – #GapYear: un respiro antes de seguir estudiando

gap2

El término anglosajón “gap year” ha entrado con fuerza en el vocabulario de los jóvenes que terminan la Secundaria y deciden tomarse un año sabático antes de comenzar sus estudios universitarios. Malia, la hija del presidente de los Estados Unidos Barack Obama, es una de los tantos jóvenes que ha decidido apostar por vivir en el extranjero no solo para mejorar su castellano, sino también para obtener una experiencia personal que le puede resultar muy beneficiosa a la hora de encontrar trabajo en un futuro. Su primer destino, según ha anunciado, será Sevilla.

Tal y como va a hacer Malia Obama antes de matricularse en Harvard, cada vez son más los jóvenes que deciden vivir este tiempo de desconexión antes de emprender sus estudios universitarios, si bien esta opción suele darse mayoritariamente en EE.UU., y en países anglosajones o del norte de Europa. Se da la circunstancia de que algunas universidades estadounidenses lo han comenzado a aconsejar en sus páginas web, con la seguridad de que, tras el año sabático, los jóvenes serán más exitosos académicamente y verán aumentada la capacidad de encontrar un trabajo más interesante cuando terminen sus estudios universitarios.

Sin embargo, para obtener el éxito esperado, hace falta que el joven comprenda que el “gap year” tiene que ser, ante todo, una experiencia transformadora y de enriquecimiento personal. Por ello se recomienda a los jóvenes que inviertan su tiempo en trabajar en algo que les motive, hagan algún tipo de estudio especializado o un servicio de voluntariado, o que viajen en la medida de sus posibilidades, lo que puede hacerse por su cuenta o a través de programas organizados que facilitan estas opciones.

voluntariado

EF Education First, por ejemplo, ofrece cinco becas parciales para que estudiantes de entre 16 y 24 años puedan realizar un año sabático a partir de septiembre en Londres, Nueva York, París o California. En total se ofrecen tres becas de 5.000 euros y dos becas de 3.000 euros y para optar a ellas el interesado debe explicar brevemente las razones por las que tendría que ser merecedor de la misma. El próximo 26 de junio es la fecha límite para poder solicitar las ayudas.

Entre los beneficios de que jóvenes responsables se tomen un año sabático se encuentra el hecho de que, a su vuelta, los estudiantes suelen tomarse sus estudios más en serio y son menos propensos a desarrollar comportamientos de riesgo, como el consumo excesivo de alcohol. Además, los estudiantes tienen más tiempo para descubrir cuál es su auténtica pasión y suelen cumplir más rigurosamente su calendario de estudios cuando lo retoman.

Tres de cada cuatro personas que se han tomado un año sabático reconocen ser más felices y optimistas. Sin embargo, muchos de estos jóvenes se encuentran con la reticencia de sus padres cuando plantean la opción de un año sabático. Entre los miedos de los progenitores está que este año puente pueda suponer un desvío permanente y que su hijo finalmente opte por no ir a la universidad.

Por otra parte, estar en contacto con otras culturas te permite abrir la mente y sirve para potenciar las ganas de aprender. Cuando finalices tus estudios universitarios, las empresas valorarán la capacidad para resolver problemas y la madurez de una persona que ha sabido desarrollarse en un país extranjero sin ayudas o con la ayuda de desconocidos, lo que habrá provocado, indudablemente, una mejora de su autoestima.

Visto en: APRENDEMAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s