Esta es la mejor prueba a la que se puede enfrentar el #candidato a un #puestodetrabajo

desayuno

Quizás hace unos años bastaba con tener un buen currículo y encajar en el puesto para optar al mismo. Pero de un tiempo a esta parte las cosas han cambiado mucho. En un mercado laboral tan competitivo las entrevistas de trabajo son cada vez más difíciles.
Teniendo en cuenta que para cada oferta hay cientos de candidatos con CV sobresalientes, la única manera de acceder a un puesto es lograr convencer al entrevistador de que eres la persona adecuada. Pero no es sencillo, máxime teniendo en cuenta que los responsables de Recursos Humanos cada vez someten a los candidatos a pruebas más sofisticadas y que hoy más que nunca se tienen en cuenta ciertos valores intangibles, que pueden ser difíciles de mostrar.
Walt Bettinger, CEO del banco de inversión Charles Schawb, tiene claro lo que busca en un candidato, y sabe cuál es la mejor forma de comprobar si está frente a la persona adecuada para trabajar en su compañía (en la que, por cierto, se gana muchísimo dinero).
Todos vamos a cometer errores, lo importante es saber cómo nos comportaremos cuando los tengamos
Como ha explicado en una entrevista en ‘The New York Times’, lo que más le importa de un candidato es su carácter y el tipo de persona que es: “Le hago preguntas del tipo ‘Dime cuál es el mayor logro de tu vida’. Lo que quiero saber es si su visión del mundo realmente gira en torno a otros o gira alrededor de ellos. También les pregunto sobre los mayores fracasos en su vida para ver si se responsabilizan de ellos o si culpabilizan a otros”.

UNA PRUEBA INESPERADA
Bettinger suele invitar a los candidatos a un trabajo a desayunar, pero llega a la cafetería antes y le pide al camarero que altere la comanda de la persona que va a llegar a continuación. Su mensaje es claro: “no pasa nada y te daré una buena propina, pero arruina su pedido”.
“Hago esto porque quiero ver como responde la persona”, explica el CEO en el periódico neoyorquino. “Me ayuda a entender cómo lidian con la adversidad. ¿Están molestos, están frustrados o son comprensivos? La vida es así, los negocios son así. Es sólo otra manera de ver qué hay en su corazón, más que en su cabeza”.
Ciertamente la prueba a la que Bettinger somete a sus candidatos es bastante reveladora. Puedes recibir mal la comida y hacer como si no pasara nada, lo que ofrece una imagen de persona tímida, que no presta atención, o no es capaz de enmendar un error. También puede sentarte demasiado mal, hacer un drama del error y ser maleducado con el camarero, algo que tampoco ofrece una buena imagen del candidato. Quizás lo mejor es quejarse, pero de forma respetuosa y educada, aceptando, incluso, quedarte con lo que te han dado erróneamente.
“Todos vamos a cometer errores”, concluye Bettinger, “Lo importante es saber cómo vamos a comportarnos cuando los tengamos y si vamos a ser respetuosos cuando otros los comentan”.

Visto en: El Confidencial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s