Cuatro pasos para convertirte en un mejor líder

LIDERAZGO

Profundizar en el dominio de tus fortalezas es sin lugar a dudas una buena alternativa para convertirte en un mejor líder, pero existe una estrategia mucho más efectiva: perfeccionar una habilidad que actúe como complemento para esa determinada fortaleza. Sistema que, como señala la Harvard Business Review en su publicación, se define como entrenamiento cruzado.
¿Cómo funciona? Tomaremos como ejemplo un líder que se caracteriza por tener una gran capacidad de resolución de problemas. Bajo el sistema de entrenamiento cruzado, este líder en lugar de enfocarse en perfeccionar aún más esta fortaleza, se centrará, por ejemplo, en lograr mejorar sus habilidades de comunicación.
Comprendido su funcionamiento, sólo resta conocer los cuatro pasos necesarios para llevar esta teoría a la práctica. ¿Cuáles son?
1. Identificar las fortalezas que te caracterizan
Existe un sinfín de opciones para descubrir tus fortalezas, aunque una de las más efectivas es pedir a tus colegas, subordinados y jefes directos que califiquen tus habilidades de liderazgo en una evaluación de 360º (técnica empleada por muchas compañías para medir el desempeño de sus empleados). Una vez dispongas de esta información, podrás confeccionar una tabla con tus principales competencias y dar comienzo a la segunda etapa.
2. Decidir en qué fortaleza centrar tu atención
Con el listado de fortalezas en mano, tendrás que decidir con cuál de ellas centrarás tu atención. Como explican los especialistas el secreto para esta instancia es optar por una competencia que al mismo tiempo que aporta valor para la empresa, y que además despierte en ti cierta pasión e interés. Las siguientes preguntas pueden serte de mucha utilidad para hacer la elección:

  • ¿Tengo maneras de mejorar esta habilidad?
  • ¿Encuentro nuevas formas de emplearla?
  • ¿Tengo oportunidades en las que aplicar esta fortaleza?
  • ¿Me interesa dedicar tiempo a mejorarla?
  • ¿Realmente me genera entusiasmo trabajar esta habilidad?

3. Elegir la habilidad complementaria a trabajar
Al igual que en el paso dos, la habilidad complementaria que decidas trabajar debe ser de utilidad a tu empresa y también ser de tu interés. En esta instancia puede ser sumamente útil optar por alguna de las competencias que menos puntuación obtuvieron en la evaluación de 360º. De esta forma podrás sumar a tu fortaleza, pero también trabajar en el desarrollo de una habilidad en la que tienes dificultades.
4. Trabajar para desarrollar la habilidad elegida
Con toda la información en tus manos estarás listo para comenzar a trabajar en el desarrollo de la habilidad elegida. ¿Cómo hacerlo? La clave está en buscar y generar todas las oportunidades que te sean posible para poner en práctica esta competencia, corregir los errores, hallar formas de mejorarla, etc. De hacerlo de manera correcta en no más de 60 días las mejoras comenzarán a evidenciarse potenciando tu modalidad de liderazgo.

Visto en: Universia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s